Loading...
Eran más de 100 camionetas de sicarios, Vimos cómo Ellos recogían los cuerpos; los juntaron encima uno de otro en sus trocas
Sicarios matan a niño de apenas tres años y a su padre

José Alfredo era sicario, las autoridades lo ubicaban trabajando para el Cártel de Sinaloa, le apodaban “El Churumbelo”

José Alfredo era sicario. Las autoridades lo ubicaban trabajando para el Cártel de Sinaloa. Le apodaban “El Churumbelo”.

José Alfredo era sicario, las autoridades lo ubicaban trabajando para el Cártel de Sinaloa, le apodaban “El Churumbelo”

Fue levantado, torturado, decapitado y su cabeza dejada, el 8 de junio, a diez metros del domicilio de Francisco Castro Trenti, director municipal de Seguridad Pública de Tecate. También dejaron un narcomensaje, Tecate, Baja Califoria.-Su nombre completo era José Alfredo Pereira González. Tenía 27 años de edad. Vivía en Tecate, en El Paso del Águila, donde fue levantado.

Fue torturado, seguramente en una casa de seguridad, ultrajado sexualmente, generando desgarres en sus órganos, su cabeza presentaba múltiples fracturas en el cráneo y su cuerpo lesiones por arma de fuego. Pese a todo, fuentes del Servicio Médico Forense (Semefo) confiaron que el joven seguía vivo al momento de su decapitación.

El primer reporte que recibió la autoridad sobre la cabeza abandonada muy cerca de la vivienda del jefe de la Policía de Tecate, fue mediante una denuncia anónima; la recibió el Centro del Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C4) vía telefónica.

El denunciante de aquella noche dijo a la operadora -según el reporte que se elaboró en el momento- que un vehículo había pasado a toda velocidad, arrojado una cartulina y lo que parecía una cabeza humana, lo cual no quiso corroborar acercándose, tenía miedo.

A simple vista se trataba de un hombre. Cabello corto. La extremidad no estaba cuidadosamente colocada, el lado de su rostro descansaba amoratado sobre la banqueta. Como viendo de lado hacia el norte. Un tanto sucia de tierra, como si hubiera estado en un lugar diferente; no estaba en una bolsa o en algo que lo guardara.

A metro y medio de la cabeza, en el portón negro de una casa, se encontraba una cartulina verde fluorescente pegada con cinta adhesiva en cada una de sus esquinas superiores. El mensaje estaba firmado por “La Nueva Generación”, mote con que se ha autonombrado el Cártel Jalisco y el Cártel de Tijuana en Baja California.

Con plumón negro y evidentes faltas de ortografía, la leyenda era clara: “AKI SE PELAN LA VERGA AKI MANDA LA NUEVA JENERACION ATT LLA SABES KIEN SIGUE MANDANDO JENTE AKILES AYTA TU SICARIO VERGERO”.

Para las áreas de investigación no hay duda: el mensaje era para Castro Trent: una forma de advertencia y demostración de poderío. Un reto a la autoridad y una prueba de que pueden acercarse tanto como deseen.

Los primeros en llegar fueron los policías municipales, pues la casa de Castro -desde que llegó a vivir ahí a finales de febrero- estaba y sigue estando resguardada por al menos dos unidades de la corporación, las 24 horas del día.

Sin embargo, ningún uniformado fue testigo del acto de los delincuentes esa noche, a pesar que a menos de veinte metros de donde se ubicaban los policías, criminales descendieron de un vehículo y pegaron la cartulina en la calle Primera de la colonia Encanto Sur, hacia la salida de Tijuana.

La guerra que ha desatado el control de grupos criminales por el trasiego y venta de drogas en Tecate ha dejado números de sangre como nunca en la ciudad. En 2016, año en que la autoridad ubica la introducción del Cártel de Jalisco en Tecate, se contabilizaron 57 homicidios. Más del doble, por ejemplo, de los cometidos en 2014.

Según investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) en Tecate, entre los ejecutados se encontraban las víctimas del “Churumbelo”. El Grupo Coordinación en Baja California ubica a este hombre como uno de los 12 integrantes de las dos células del Cártel de Sinaloa y el Cártel de Jalisco, este último comandando en Tecate por Javier López Ríos “El Tito” y/o “El Torbellino”, servidor del extinto Arturo Giovanni Gómez Herrera “El Gross”.

De acuerdo a información del Grupo Coordinación, “El Churumbelo” trabajaba como gatillero y encargado de ejecuciones para Saúl Cruz Roldán o Saúl Ignacio León López “El Gordo” (detenido en abril de 2016), propietario de una llantera en la colonia Aviación en Tecate e integrante del Cártel de Sinaloa, bajo el mando de Alfonzo Arzate García “El Aquiles”.

En el organigrama delincuencial documentado por el Grupo Coordinación, José Alfredo Pereira estaba en el círculo criminal junto con Ezequiel Jáquez Arrieta “El Pelón”, Jesús Aarón Carrasco Palomares y el ex policía municipal Adán Tafoya Ríos, todos ellos asesinados.

Ejecutadodecapitadotkt7b2

Loading...
comments powered by Disqus